Escarabajos ciervo

ilustración Starewicz

¿Os acordáis de aquella maravilla que fue el biopic que hizo Julian Schnabel? La primera película que hizo el artista plástico y cineasta neoyorkino sobre otro de los grandes artistas de los ochenta, Jean-Michel Basquiat… así se llamaba, ‘Basquiat’ (1996). Con ‘It’s all over now’ de Van Morrison deliciosamente envolviendo el cuadro y pequeñas ráfagas catódicas de una extraña película en blanco y negro puesta en la tele… el bellísimo Jean-Michel se despierta para ponerse a hacer de las suyas con las pinturas. La magia no podía ser más completa… y es una pena que esto no pase más a menudo… tan solo cuando la luna te lanza un beso con ese brillo tan particular que solo tú puedes reconocer… se establece el lazo.

Mas allá de la memoria hay un receso parecido al que de niños sentíamos bajo el hueco de la escalera o protegidos bajo la exigua maraña de antigüedades del ático dónde guardábamos el baúl de nuestra infancia. Tiempo suspendido en el cual tantas veces percibimos el cosmos entero rodeándonos en su abrazo completo.

Aquella extraña unión de la música y las acciones rebeldes y amorosas a un tiempo del libre Basquiat… y extrañamente, aquella película muda -estroboscópico fantasmal en blanco y negro- la cigüeña comiéndose la rana… Aquel magnético stop-motion que no era otro que una de las obras del padre del stop-motion, Władysław Starewicz… quién allá por los años 10 del siglo anterior empezaría a probar una serie de sutiles gestos para dar vida a sus amados insectos y otros animales disecados y que se transformaría en el verdadero pionero del stop-motion.

starevich-600x315

Cierto es que ya antes Méliès, Cohl y Segundo de Chomón habían utilizado la técnica de fotografiar paso a paso una acción para luego unirlo todo dotándolo así de vida, que pareciese una acción mágicamente autónoma, pero Starewicz sería quién llevaría aquellos anteriores experimentos mucho más allá, de forma mucho más compleja y profusamente detallada.

tumblr_n7ewknbBbk1qec5ero1_500

Si es cierto que quizá pueda dar la impresión que nos estamos hiendo nuevamente por los cerros de Úbeda dentro de la aproximación de carácter más documental prevista, tratando de dar cuenta de la importante realidad como rezaban nuestras intenciones al inicio de esta temporada d’el cine que llevamos dentro’… la verdad es que este extraño e inusual mundo de fantasía no deja de proceder de un momento histórico que marcaría profundamente nuestra percepción del mundo cinematográfico abriéndose a toda clase de posibilidades. Los límites de nuestra mente son los que nosotros mismos queramos imponernos, pero allá por los años 10 ya estaba el joven Władysław logrando alcanzar de forma plena los suyos, haciendo las más apasionantes virguerías.

starewicz_w1_041020090244

Nacido en 1882 en Moscú, pronto sería llevado por sus padres a Vilno, actual Lituania, entonces Polonia Rusa. Desde muy pequeño la enorme pasión de Władysław habría sido la Entomología, y curiosamente, sería persiguiendo su pasión por los insectos que descubriría la técnica del stop-motion. Curiosamente, sería su frustración tratando infructíferamente de documentar los insectos nocturnos la que le llevaría a tratar de emular los movimientos y dejes precisos de aquellos convirtiéndose en una suerte de demiurgo-científico.

La técnica de la época aún no permitía recoger tales detalles porque los insectos expuestos a la luz se morían enseguida y no lograba captarlos a tiempo. Por tanto, habiendo visto ‘Les allumettes animées’ (Las cerillas animadas, 1908) de Émile Cohl, en un golpe de inspiración tendría la brillante idea de recrear sus insectos como si aún siguiesen vivos.

Por aquel entonces Władysław se había convertido en el director del Museo de Historia Natural de Kaunas, en Lituania, habiéndose especializado en Entomología.

Nacido en Moscú, sus padres de origen noble, seguirían tratando de esconderse, huyendo de la fallida Insurrección de 1863 en Rusia. Por eso él habría sido criado por su abuela en Kaunas y habría ido a estudiar al Gymnasium (Escuela Preparatoria para la Universidad) en Dorpat (actual Estonia).

Aquel año que estuvo al cargo del Museo hizo cinco películas con toda clase de insectos. Reemplazando las patas de los escarabajos por alambritos, pegándolas luego con cera al tórax lograría articular los insectos como si de títeres se tratasen. El resultado sería ‘Lacanus Cervus’ (1910), a todas luces la primera película animada con títeres y el nacimiento de la animación Rusa.

2655410653_0b8273aff6

Por tanto, se podría afirmar que la necesidad de registrar la realidad estaría en el origen del stop-motion como lo conocemos hoy día. El documental está en su origen y la primera película que se filmó de este modo fue la lucha de los escarabajos-ciervo de Starewicz, que en realidad no pasaban de dos carcasas -muertos los pobres- y que milagrosamente cobraban vida a manos del joven entomólogo. Fotograma a fotograma, toda clase de animalillos volverían a la vida a través de su magia cada vez mejor pulida. Si lamentablemente hoy no podemos ver aquellas películas irremediablemente perdidas, en la época muchos las alabaron y se hicieron eco de ellas.

fd0a85e3c7f579532f6155d1016b4917 7391484.3

Władysław gozó de bastante éxito cuando el productor ruso Aleksandr Khanzhonkov se fijó en sus hallazgos y le instó a que se fuera con él a vivir a la gran ciudad. Los estudios Khanzhonkov en Moscú, le permitirían explorar y desarrollar sus personajes disecados y poner en marcha sus fábulas y otras ficciones repletas de seres antropomorfos, y también aprender nuevas técnicas de animación que jamás dejaría de ir perfeccionando a la largo de toda su vida. En ellos dirigiría cerca de 25 películas entre las realizadas por encargo, con actores, y las animadas por él, más personales. Algunas de ellas advendrían singulares mezclas de ambas representaciones.

De aquella época sería ‘La bella Leukanida’ (1912) que se inspiraba en la historia de Agamenon y Menelas, y gozaría de una grata acogida internacional. Al respecto, un crítico inglés diría que no podía parar de pensar como el director habría logrado entrenar sus estrellas en el difícil arte de la interpretación, le parecían increíblemente amaestradas.

C83O26XUIAAqbX8

Algunos de sus personajes se concebirían a partir de esqueletos de pájaros y otros animales, y en sus películas, una vez antropomorfizados, vestidos y acicalados se comerían la pantalla jugando con nuestra mente, entre la improbabilidad aparente y la fehaciente realidad inapelable, entrando por el embudo del sueño y despertándonos en la más profunda de las hipnosis. Hormigas llevando carretillas con provisiones, hormigueros asediados como fortalezas medievales. ‘El grillo y la hormiga’ (1911) le valdría una condecoración del mismísimo Czar, pero su película más notable de este primer periodo sería ‘La venganza del cameraman’ (1912).

En el pequeño corto de 13 minutos se cuenta como el matrimonio de clase social alta constituido por el señor Escarabajo y la señora Escarabajo, abrumados por el tedio sucumben ambos a la infidelidad. Una noche el señor Escarabajo visita un club nocturno con la intención de enrollarse con alguna bella moza y allí conoce a una libélula que trabaja como cantante y bailarina, y queda absorto ante su belleza. Pero en el club también hay un saltamontes que es operador de cámara y que está locamente enamorado de la libélula. Más pudiente, el señor Escarabajo es quien termina pasando la noche con el adorable insecto alado, pero evidentemente, antes el señor Escarabajo humilla públicamente al saltamontes sin pensar en las consecuencias. El cameraman coge su cámara y sigue a la pareja para filmarlos.

Mientras tanto, en casa, la señora Escarabajo se ha liado con otro saltamontes, un artista bohemio. Cuando el señor Escarabajo regresa a casa después de su noche de parranda, encuentra a su esposa en brazos del artista -quién huye despavorido por la chimenea- para que acto seguido, el ofendido e hipócrita coleóptero le pegue a su Escarabaja.

Al día siguiente, el matrimonio va al cine. Guardando las apariencias se disponen a ver la película cuando aquella súbitamente se corta. En su lugar, el saltamontes despechado, proyecta la cinta que grabó la noche anterior del señor Escarabajo con la Libélula. A la vez que se entera la señora Escarabajo se entera también toda la glamurosa socialité.

Starewitch-en-su-taller.jpg

Con la ‘Terrible Venganza’ (1913) Starewicz gana la medalla de oro en el festival internacional de Milán en 1914 habiendo sido una de las cinco ganadoras de entre 1005 películas a concurso.

Durante la Primera Guerra Mundial, trabajaría para varías compañías dirigiendo al rededor de 60 películas de acción, algunas de las cuales con bastante éxito. Después de la revolución de octubre de 1917, la comunidad cinematográfica rusa se trasladaría de Moscú a Yalta, en el Mar Negro. Y luego, después de una breve estancia y una fugaz escala en Italia, Władysław se trasladaría a Francia junto con su familia, donde poco después fundaría su propio taller.

Mantendría su carrera en solitario al margen de la exponencial y emergente industria norteamericana. Aunque su carrera hubiese empezado cerca de una década ante de la de Walt Disney y haber gozado de gran reconocimiento en su época, progresivamente, tras su muerte -el 26 de febrero de 1965- empezaría a caer en el olvido. Solo mucho más tarde se empezaría a rescatar su obra.

Después de haberse establecido en Francia, asistido primero por su hija Irina y por su mujer Anna Zimermann, quién se encargaría del vestuario de sus títeres. Y luego también por Jeanne, quién su padre seduciría a participar también en algunas películas, haría ‘Le mariage de Babylas’ (1921) ‘L’épouvantail’ (1921), ‘Les grenouilles qui demandent un roi’ (1922), ‘Amour noir et blanc’ (1923), ‘La voix du rossignol’ (1923) y ‘La petite chateuse des rues’ (1924).

En 1924 la familia Starewicz se mudaría a Fontenay-sous-Bois en dónde Władysław viviría hasta su muerte y dónde haría algunas de sus más notables películas como ‘Los ojos del dragón’ (1925) con complejos y preciosistas escenarios y una técnica repleta de trucos fílmicos cada vez más depurada. Entre ellas, ‘El ratón de la ciudad y el ratón del campo’ (1916), ‘El reloj Mágico’ (1928) y ‘El pequeño desfile’ (1928), inspirado en el cuento de Hans Christian Andersen ‘El soldadito de plomo’.

Película que seis semanas después de haberse estrenado le sería añadido el sonido por la compañía del tío de Antonin Artaud, Louis Nalpas. Y Starewicz empezaría así su colaboración con el famoso productor para su obra más conocida ‘Le Roman de Renard’ (1930), su primer largo animado. Completamente hecho por él y su hija Irene. Desgraciadamente cuando la producción de la película finalizó y Louis Nalpas quisiese añadir el sonido a través de un disco de soporte, el sistema fallaría y la película no se podría estrenar. El estudio alemán UFA se interesó en proyectar la película en dos partes y así el sonido sería añadido para su estreno en Berlín en 1937.

En ‘El cuento del Zorro’ cuenta la historia de un zorro con muy mala reputación que vive en el reino medieval de los animales, de quienes se burla con astucia. Estafador, ladrón y asesino (un buen día se come a la esposa del gallo)… en la corte las quejas se acumulan y el Rey León decide hacer algo al respecto. Las quejas del lobo, del oso, de la liebre y del pollo le convencen de que el zorro es el más malvado del reino. Y aunque en su defensa salga su primo el hurón, abogado experto en argucias, al final la situación se hace tan insostenible, que se delibera la pena de muerte al zorro.

Aprisionado y en vías de ser consumada la sentencia, con sus artes el zorro logra escabullirse y el rey no tiene más remedio que sitiar su castillo. Aunque de nada sirva, pues el zorro aparte de ser el más malo y cruel del reino, también parece ser el más inteligente de todos. Por eso el rey finalmente decide hacerle su ministro.

Más tarde, junto a su hija Irina, Władysław rodaría una cantidad enorme de película para su promisora ‘Fetiche’ (1934), la cual se vería severamente reducida. Sin embargo, con tenciones de seguir dando vida a su protagonista, se dispuso a llevar a cabo una serie de 12 episodios de los cuales finalmente tan solo 5 saldrían a la luz.

En 1947, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, adaptaría ‘Zanzabelle’ (1947) de una historia de Sonika Bo. Y poco después haría su primera película en color ‘Fleur de fougère’ (1949).

Al haber ganado el primer premio con su anterior película en la bienal de Venecia, empezaría una promisora colaboración con Sonika Bo para adaptar sus cuentos: “Gazouilly petit oiseau” y “Un dimanche de Gazouillis” pero mientras tanto su mujer Anne moriría y poco después se iría también él…

Sus dos últimos cortos serían ‘Nose to the wind’ (1956) y ‘Carrousel Boréal’ (1959). Trabajaría en ‘Como el perro y el gato’ cuando su llama se apagó.

car-bor-1.png

Cien años más tarde, el cine de Starewicz sigue tan vigente como en su época. Terry Gilliam, Nick Park y John Lasseter dicen haber sido profundamente influidos por su trabajo, tal y como Tim Burton, los hermanos Quay, Joel Meter-Witkin y Kyle Cooper.

48d30ad9b2aecdf94a0317e595f957b2

Su película más ambiciosa fue ‘El cuento del zorro’, que le llevó diez años de planificación y 18 meses de rodaje. Starewicz lo hacía prácticamente todo, era escritor, director, operador de camera, diseñador y animador, aunque sus hijas le hayan ayudado bastante… El director norte-americano Wes Anderson le haría un merecidísimo homenaje con su ‘Fantastic Mr. Fox’ (2009).

fantastic-mr-fox.jpg

“El cuento ha existido desde siempre. Creado por el pueblo, el amor del niño le ha asegurado la vida. (…) Para mí, la opinión, el gusto y las preferencias del niño son preciosos porque son sinceros y auténticos” (Ladislaw Starewicz: Le conte, le Jouet et le Cinéma, 1930).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s