La vida

26055646_387751251684077_2444668833759794258_n

Matteo y Nicola Carati son dos hermanos a punto de terminar sus licenciaturas en literatura y medicina respectivamente. Nicola aún no ha decidido por qué especialidad decantarse y recibe enormes elogios de su profesor, quién le concede un crédito extra por simpatía y le aconseja a dejar Italia, que según él es un país moribundo en dónde la esperanza es algo muy difícil de mantener. Por su parte, el sensible Matteo, en su último examen, ante una serie de preguntas sin fuelle, pierde las ganas y se va, dejando plantado al tribunal. ¿Qué hace examinándose, dando explicaciones respecto a ideas que considera totalmente obsoletas? Hay un vacío a su alrededor que parece querer apoderarse de su corazón, que no concuerda para nada con su juventud, con sus ganas de descubrir el mundo inmenso que se va abriendo a su paso.
2Qn2Aq3uLfgQfO8XZGyinxreD52 La.Mejor.Juventud.Parte1-1.[DVDRip.SPA.DivX.mp3].[JeiMi.vagos.es][(092061)21-33-22]

Nicola y Matteo viven con la prisa y el aroma propio de la juventud de los 60 en una Italia que descubren paulatinamente. Son alegres y guapos e inteligentes. Les encanta pasear en coche y en vespino en locas y temerarias conducciones, con la música a tope y el lenguaje del baile como afán liberador. Bien como se dan a sus primeros experimentos en el terreno sexual. Quizá Nicola cultive un cierto carácter taciturno… después de todo, la chica que han compartido los dos hermanos una de aquellas noches de juerga, le dice a Matteo que Nicola no se le parece en nada, que es un poco raro.

Estos dos hermanos pertenecen a una minoría privilegiada. Aunque a duras penas, su familia -de clase media baja- logró que todos sus hijos hiciesen estudios superiores. Bueno, en aquellos instantes la hermana pequeña aún era demasiado pequeña para eso, pero todo llegaría…

La mamá es profesora de primaria y el papá se podría decir que es un gran emprendedor y que ideas no le faltan. Sobre todo tienen un corazón que no les cabe en el pecho, todos. Ah, y además tienen una hermana mayor que hizo derecho y que ya no vive con ellos cuando empieza la historia. Más tarde se convertiría en juez. Seguro que de las más justas.

thebestofyouth3

Nicola y Matteo tienen previsto un viaje a Cabo Norte con algunos amigos. Así que terminen sus respectivas tareas universitarias piensan darse a la aventura. Pero tiempo antes, Matteo ha empezado un voluntariado en un asilo psiquiátrico, en dónde presta su ayuda a algunos enfermos. Poco antes de su inminente viaje conoce a Giorgia -una de las pacientes del centro- a quién le piden que acompañe en sus paseos diarios. El estado de Giorgia es precario. Constantemente alerta, duda de cualquier gesto y se vuelve grotescamente inestable si alguien le toca. A Matteo le cuesta mucho pasear con ella, todo el rato pendiente, temiendo que algún coche la pueda arroyar o lo que sea. Definitivamente no conoce ningún truco para mejorar la situación. El psiquiatra de Giorgia le dice a Matteo que simplemente no haga nada, que se calle y ya está, que ella terminará calmándose si no se siente amenazada. El chico parece ponderar la hipótesis de que aquel consejo de frutos cuando descubre unas extrañas marcas en las sienes de la guapa Giorgia y se dispone a fotografiarla.

Nicola-y-Giulia

En casa le pregunta a su hermano qué piensa que puedan ser aquellas marcas. Como explicamos, Nicola acaba de graduarse en Medicina y no le cabe la menor duda de que a Giorgia le están administrando sesiones de electrochoque.

Alarmado con tal brutalidad, justo en vísperas del día en que piensan irse de viaje, Matteo, que conoce al guardia del centro… con la escusa de ir a por un libro que se dejo aquella tarde, entra y rapta a la chica. Solo conoce una vaga dirección que encontró en una ficha del expediente de Giorgia, pero está decido a encontrar el padre de la chica y devolverla a su casa. En el centro la maltratan y seguramente su padre no tendrá ni idea de todo aquello.

Los amigos de los dos hermanos que pensaban acompañarles en su viaje, terminan comprendiendo la situación y el necesario cambio de planes. Emprenden viaje en la condición de encontrarse con ellos más tarde en un punto intermedio del camino y así retomar el plan inicial. Mientras tanto, Nicola y Matteo irán en busca del padre de Giorgia.

mejorjuventud_masquecine_zpsykalv6tm

La vida siempre da muchas vueltas, y aún queriendo, simplemente las cosas vienen como vienen. Es la vida misma desarrollándose en mil direcciones que de algún modo va definiendo nuestros pasos, en cierta forma ella decide por nosotros. Cuando eres joven te dejas llevar por tus ideales y precisamente, son los intentos por revolucionar tu propio mundo los cuales acaban encontrándote un destino. Tal vez no queremos ser conscientes de ello, pero somos dueños de muy poquitas decisiones en nuestras propias vidas. Matteo y Nicola deciden las suyas precisamente a raíz de este encuentro con Giorgia.

Finalmente, después de unas cuantas peripecias logran encontrar al padre de la chica, y el hombre les explica que está pagando un buen puñado de billetes para que la cuiden en el hospicio. Él no la puede tener en casa, su nueva esposa y los hijos de aquella, todos la quieren mucho, pero desde que murió su madre, Giorgia parece no encajar. Es ella quien no encaja.

Impotentes todos tres ante tal situación, la noticia de que Giorgia está siendo mal tratada en el centro, según Matteo, no parece afectar demasiado al hombre y los humos empiezan a caldearse. Los chicos terminan yéndose con ella, quién ya les había advertido entre balbuceos que no tenía ningún padre.

Sin saber que hacer, Nicola queda con su hermana mayor, la abogada, en busca de algún consejo que pueda lanzar luz sobre la decisión que deben tomar. Ella le explica que como han raptado a la chica de la institución solo les queda la alternativa de devolverla al centro. Tratar de encontrar una alternativa en tales circunstancias, es algo que no está en sus manos.

Sin saber que hacer, Nicola le pide a Giorgia que vaya a comprar unos helados para poder exponerle el punto de la situación a su hermano. Pero a la enajenada Giorgia, eso de comprar unos helados en la tienda que hay siete metros más allá, se le hace un mundo. La enfermedad que supone el simple hecho de haber pasado tanto tiempo en el hospicio parece estar pasándole factura y los helados logra pedirlos y también pagarlos, pero ya lo de que tiene que coger el cambio la confunde muchísimo. Vuelve a desconfiar, no sabe qué quieren de ella y enmudece. No sabe qué hacer. En esos momentos entran a la tienda un par de soldados que ante tal situación deciden llevársela. Georgia parece estar sola y perdida y se la llevan ante la mirada atónita de Matteo y Nicola que la ven salir escoltada por los dos uniformados. ¿Qué pueden hacer? ¿Decirles que Georgia está con ellos? Pero si ni tan siquiera tienen sus papeles.

En un gesto simple y tristísimo, Georgia les mira de lejos. Posando su índice sobre los labios  parece pedirles que no intervengan. Y ellos no lo hacen, impotentes.

Cada uno por su lado, Matteo desiste del viaje que tenían previsto hacer con sus amigos y se vuelve a Roma. Nicola, ante tal situación decide irse al extranjero por su cuenta. Solo, como en un viaje espiritual se va al norte de Europa. Mientras que de vuelta a Roma, el promisor y sensible Matteo decide renunciar a su prorroga universitaria y alistarse en el ejército. Busca reglas en las cuales encuadrar aquella brusca decepción. Quizás mitigar un dolor que no se ve capaz de controlar.

La mejor juventud 1 .mp4_snapshot_21.16_[2013.02.27_16.05.33].jpg

Nicola por su parte, después de su largo viaje se especializará en psiquiatría para ayudar todos aquellos que como Giorgia, se hayan descarriado por lo que sea y no hayan encontrado favorable respuesta en esta atroz sociedad en la cual vivimos.

3321m53

En su viaje, Nicola descubre que todo cuanto existe es bello!!! así con tres puntos de exclamación al final. Pero después de mil y una de las vueltas que nos tiene reservadas la vida, ya sobre el año 2000, dirá que ya no piensa igual. Que sí, que todo lo que existe es bello, pero sin los puntos de exclamación propios de una juventud que a pesar de todo, fue la mejor de todas.

‘La mejor juventud’ (2003) es la inmensa película/serie de Marco Tullio Giordana que esta semana os sugerimos con el corazón en las manos. En su día se presentó en Cannes, dónde ganaría el premio Un certain regard. Luego sería presentada en cine dividida en dos partes y en la televisión pública italiana en cuatro partes. Por eso también se le consideraría como una serie. Sus 6 horas con 6 minutos podrían haber echado para tras a un público potencial, que en Italia al menos, parece no haber sido el caso. Nosotros por nuestra parte la consideramos propicia a absolutamente todo el mundo. A fin de cuentas, esta larga y bellísima historia trata la vida misma, y de esas todos tenemos una.

Es probable que el enorme éxito de que gozó en su momento en su país, sea síntoma de un gusto demasiado dado a lo popular y seguramente por ello habrá encontrado más de un detractor, cierto es el dicho: lo que se masifica se estropea. Ciertamente estamos de acuerdo en que lo singular -lo único y personal- no se puede labrar a golpe de modas sobre las cuales absolutamente todos se ponen de acuerdo por sentirse reflejados y totalmente identificados. Habría un enorme contrasentido en ello que inevitablemente nos pondría la mosca tras la oreja. Pero como en todo en la vida, hay excepciones. Y es bien probable que si aparcamos por momentos criterios de corte intelectualista y nos entregamos plena y llanamente a nuestra capacidad de sentir – simplemente dejándonos llevar en función de los pelos erizándose en nuestros cogotes- es bien probable que nadie termine indiferente ante esta obra inmensa.

Hay tiempo para el intelecto y tiempo para ser con todos nuestros sentidos despiertos. Tiempo para ignorar posibles manipulaciones adheridas a obras plagadas de añejos ademanes y quizá ponderar la hipótesis de darnos el capricho de sentir también nosotros. Dejar reflejar nuestra propia vida en la de aquellos dos hermanos tan sensibles y, por qué no decirlo… tan típicos.

En su día, Italia entera encendería la tele para caerse rendida ante esta maravilla. Habrá sido vista por una media de 6 millones y medio de espectadores. Y en el cine la habían visto ya 230.000 personas a pesar de su irregular programa en 2 sesiones. ¿Y qué será lo que tiene esta peli/serie tan popular como el fútbol, tan emocionante como la afluencia masiva a sendos rituales religiosos?

En buena verdad se trata de una obra desnuda, sin mayor pretensión que la de ilustrar -a través de los diversos caminos emprendidos por Matteo y Nicola- una Italia siempre al borde de la convulsión social y política, pero desde un punto de vista altamente humanizado. Desde la perspectiva de quienes sienten en su piel dichas convulsiones y como aquellas les afectan al punto de definir sus propias vidas.

Sin detenerse en excesivos detalles específicos de la Italia que retrata, se sumerge en sus personajes y bebe de ellos. Deja que sean sus estupendísimos actores quienes nos conduzcan todo el tiempo por los intrincados laberintos del ser para que así nos podamos descubrir en ellos. Es por tanto, una obra profundamente humana, que apela a nuestro lado más sensible.

220px-Marco_Tullio_Giordana_FCI_Tokyo

A Marco Tullio Giordana siempre le interesaron las cuestiones sociales y políticas vinculadas a su país y en todas sus películas prima un arraigado sentido de la justicia y de impotencia ante su ausencia. Se podría afirmar que Marco Tullio es un director de denuncia y concienciación.

A través del magnifico guion de Sandro Petraglia y Stefano Rulli, en el caso de ‘La mejor juventud’, Marco tan solo expone contados episodios concretos de la historia contemporánea de Italia, no obstante, aunque la mayoría de ellos aparezcan de forma latente y otros en forma de arquetípicos ejemplos, trata los temas que siempre le han preocupado y que han significado la razón misma de su cine. Hay que añadir que además, aquí dedica su apurada sensibilidad a aspectos político-sociales que no había tratado antes. Y lo hace en una dirección aún más honda que en otros trabajos suyos de carácter más concreto. Por ejemplo, aquí narra el terrible caso de las prácticas totalmente inhumanas mantenidas en los asilos de lunáticos de la época, en una denuncia impecable en todos los aspectos.

Quizá antes de seguir sería conveniente describir el periplo de uno de nuestros protagonistas relativamente a su proceso de asimilación de una disciplina como la psiquiatría, de la cual haría su profesión Nicola. Disciplina que muy paulatinamente habría tratado de ir saliendo de la edad de las tinieblas, aunque curiosamente sea una modernísima rama científica… Quizá no deberíamos pasar por alto el hecho de que haya sido “en 1938, que el italiano Ugo Cerletti entraría de casualidad en una carnicería de Roma y vería a los cerdos siendo muertos con simples electrochoques aplicados directamente en el cráneo. Los cerdos se acobardaban y así se volvían mucho más dóciles para ser muertos. Cerletti aplicaría tal principio al cerebro de sus pacientes humanos y descubriría que el choque reducía sus síntomas y los docilitaba. También experimentaría inyectar el fluido espinal de los cerdos electrocutados a sus pacientes, pero sin éxito” (Carlos Carrilho, tesis doctoral dirigida por Agustín de la Herrán: La crueldad creadora de Antonin Artaud y sus implicaciones para la formación de profesorado, 2015, p. 172).

Nicola, en ‘La mejor juventud’, como psiquiatra comprometido en desentrañar los problemas de sus pacientes sin entrar en preestablecidos patrones, denuncia por primera vez los abusos cometidos por prácticas clínicas obsoletas, absortas en inhumanos experimentos, en Italia. El doctor conocido entre sus pacientes como El eléctrico, sería encarcelado en uno de los más emotivos juicios interpretados para el cine. Revelando así un prometedor reflejo de los planteamientos de la indispensable Anti-Psiquiatría.

Muchas habrán sido las clínicas ilegales que por toda Italia trapichearon con carne humana bajo el nombre de la ciencia. Matteo se encargaría de inspeccionar muchas de aquellas instituciones hasta que un día, después de muchos años… vuelve a encontrar a Giorgia. Atada, despellejada, en un estado lamentable.

la_mejor_juventud_02

El cine de Marco Tullio Giordana siempre se preocupó con este tipo de cuestiones que nos tocan tan hondo, y quizá nos sintamos más alejados de algunas de sus películas que lo hacen desde puntos de vista más políticos, lo cual no disminuye para nada la importancia de todas ellas. El importante compromiso que mantienen es fundamental. En ‘Romanzo de un strange’ (2012), relata la conocida masacre de Piazza Fontana de 1969, en la que unas bombas estallaron en el Banco Nacional de Milán. Para gran revuelo y estupefacción pública, de aquel atentado que no conoció autores y supuso uno de los más turbios acontecimientos de la historia reciente de Italia, Marco Tullio se adentró en profundidad en la irregularidad que conocería el proceso de investigación por parte de la policía y todo lo que devendría de la propia corrupción envuelta en los hechos.

‘Los cien pasos’ (2000), describen la distancia entre la casa de los Impastatos y la casa del capo de la mafia Tano Badalamenti, que vivía en la misma calle en el pequeño pueblo siciliano de Cinisi. Aquí, Giordana cuenta la historia del joven Peppino Impastato, quién en los años 70, cuando nadie se atrevía a hablar de la mafia e incluso muchos políticos insistían en que aquella no existía, empezó a denunciar al capo de su calle y sus ilícitos negocios en una radio local. En 1978, Peppino, con tan solo 30 años moriría en una explosión. Se había pronunciado candidato a la alcaldía del pueblo pocos días antes.

Aunque sus amigos jamás aceptasen la conclusión de la policía -el caso sería archivado por la muerte haber sido a causa de un accidente o suicidio- se trata de otro caso real que después de más de veinte años de la muerte de Peppino, sería reabierto. Tano Badalamenti, por su parte, sería encarcelado en Estados Unidos por tráfico de droga.

Recientemente revisada por el estupendísimo director Abel Ferrara, ‘Pasolini’ (2014) la cual supondría todo un canto a la terrible tragedia de la noche del 2 de noviembre de 1975, la historia de la muerte del poeta y cineasta Pier Paolo Pasolini nos sigue estremeciendo hoy día.

Años antes, en ‘Pasolini, un delitto italiano’ (1995), Giordana se adentraba profundamente en el proceso judicial, en todas las preguntas y escasas respuestas que desencadenaría aquel horrible crimen que no lograría probarse fruto de una cuidada conspiración. Pasolini no era ni de izquierdas ni de derechas pero tenía voz y la alzaba. Aunque no tuviese pruebas para afirmarlo sabía los nombres de quiénes habría que denunciar y no dudaba en decirlo de esta guisa en todo tipo de foros públicos.

En esta fabulosa película de Marco, en uno de los alegatos más elocuentes de que tengamos memoria, se cerraría un caso que ciertamente ayudaría a cambiar muchas mentalidades en el seno de una sociedad profundamente deprimida y desinformada. A raíz del cual, muchos siguen preguntándose a día de hoy: ¿Quién mató a Pier Paolo? Y aunque ninguna respuesta resulte conclusiva, ninguna habría sido aceptable.

1448883516159.jpg

La sociedad se mueve en demasiadas direcciones a la vez, y como individuos nos vemos apresados en sus fauces sin más escapatoria que la de nuestro propio criterio y nuestra mínima capacidad de iniciativa. Es cierto que nos llevamos las manos a la cabeza por la cantidad de atrocidades que atropellan nuestra fe en la especie humana, ¿pero qué hacemos para mejorarla?

‘Quando sei nato non puoi più nasconderti’ (2005) (Cuando naces ya no puedes esconderte), es la emotiva historia de Bruno, un niño de catorce años de edad, que dando un paseo de barco por alta mar con su padre y su tío, se cae por la borda sin que aquellos se percaten. Después de gritar por auxilio hasta el agotamiento y viendo como el barco se aleja inalterable, desiste. Después de muchas horas tratando no dormirse termina finalmente dándose por vencido y también desiste. Se queda finalmente dormido para que a pesar de toda improbabilidad sea milagrosamente salvado por un grupo de emigrantes ilegales.

En aquel barco en el cual todos han pagado un caro pasaje y que por deshidratación se están muriendo… conoce un par de hermanos más o menos de su edad. Conociendo un poco su terrible historia -de la escapada forzada de su país por falta de recursos y también por la amabilidad de aquellos, no solamente por que le hayan salvado la vida sino por como conecta con ellos- una vez sean rescatados por las autoridades, Bruno le insiste a sus padres (quienes ya le habían dado por muerto y que les resulta todo un milagro volver a ver con vida a su hijito) Bruno les insiste en que hagan algo por sus nuevos amigos. Que les adopten o lo que sea.

Convencidos de la necesidad de aquellos y ante las plegarias de Bruno -tan generoso como conmovedor en su comprometido ademán- deciden iniciar los complejos trámites de adopción en un caso tan excepcional como aquel. Pero poco a poco, y después de mucho intentarlo, Bruno descubrirá que no es tan fácil como creía. No basta con echarles una mano y darles todo su amor. Descubrirá que quizá sea demasiado tarde o que sus intenciones sean otras, después de todo.

Quando-sei-nato-non-puoi-più-nasconderti

A pesar de todas estas desesperanzadoras dificultades, o precisamente por ellas, en nuestras manos está denunciar y viabilizar un cambio de postura frente a las imposturas de ciertos humanos ante sus semejantes. Denunciar sistemas repletos de fallos, que desentendiéndose de su función se empeñan en enseñarse desprovistos de cara, informes e inhumanos, terriblemente ocultos bajo ese abstracto ente que es la institución. Y también debemos reflexionar una y mil veces respecto a toda la inhumanidad que puebla nuestro mundo, incluido el interior.

Para ello, antes hay que entender motivos y razones, detenernos en identificarlos. A veces tan solo para verificar que no los hay del todo, o que de haberlos no nos resultan suficientemente convincentes. Aunque todo tenga un motivo, a veces no tiene razón de ser.

Por el camino siempre se quedarán los más frágiles de la manada, que suelen ser también los más temerarios y con las ideas más claras. Tal vez ello justifique los caminos tomados por Matteo y por Giulia, que sería la mujer de Nicola y la mamá de su hija Sara en la película/serie expuesta.

21

En todas las familias hay una oveja negra. Y como eso no nos extraña lo más mínimo porque todos tenemos una en nuestra propia familia, esta obra no se regodea sobre posibles prejuicios, como pudiese ser el hecho de existir una pareja con una gran diferencia de edad entre ellos, por ejemplo. En cambio, sí se detiene en aspectos fuera de lo común, y realmente graves. Pasado cierto tiempo, Matteo conoce a Giulia, se enamoran y tienen una preciosa niña. No llegan a casarse y son bastante felices durante algún tiempo, pero Giulia empieza a radicalizar sus posturas políticas y la relación termina agriándose.

Por su parte Matteo, conoce a Mirella. Un bello encuentro fugaz que devendría en una promisora relación no fuese el miedo inherente y total falta de esperanza por parte de Matteo. En cierto modo, llega a ponerse la hipótesis del amor en su vida, pero hay una fuerza mayor que como una nube negra se abalanza sobre él y no le permite abrirse.

2617862a8ebbd4c6d28117d558be6952.jpg 146632.jpg-c_300_300_x-f_jpg-q_x-xxyxx

Las elecciones que hizo a lo largo de su vida siempre se vincularon a la necesidad de frenar su inmensa y disparada sensibilidad a través de las reglas auto-impuestas en un trabajo altamente cuadriculado (el de policía), consecuentemente, procuraría prescindir de toda necesidad emocional. Endureciéndose y abortando todas las posibilidades de ser realmente feliz, seguiría su periplo terriblemente temeroso de sí mismo y las posibles consecuencias del amor.

La.Mejor.Juventud.Parte2-1.[DVDRip.SPA.DivX.mp3].[JeiMi.vagos.es][(113254)21-35-19]

Y Giulia, otra oveja negra de la familia, quién convirtiéndose en terrorista anularía todo su pasado de una sentada. En su empeño radical trataría de detener y reeducar una sociedad ciega que habría invertido todas sus esperanzas en una falsa e inútil democracia. Aunque de dicha decisión no logremos justificar tan atroz conducta, debemos incidir en un aspecto muy importante inherente a ambos casos citados:

Si le prestamos atención a estos dos motivos de peso, encontraremos que tanto Matteo como Giulia terminan destrozando sus propias vidas por diferentes motivos. Y por extensión, amargando las de los suyos. Por su parte, Nicola reflexiona: a ambos pudo haber detenido de no haber tenido tan clara su rotunda postura ante la libertad. Aquella de que todos somos libres de elegir nuestro propio camino.

No cabe la menor duda de que hay demasiadas frases hechas en este mundo que nos coartan a la hora de desplegar nuestros instintos. Y eso precisamente le pasó a Nicola, darse cuenta que de no haber sido tan transigente con ellos, podría haber cambiado el destino de todos.

la_mejor_juventud_03

A veces estamos demasiado ciegos cuando tomamos ciertas decisiones. Decisiones demasiado graves para tomarlas en caliente. A veces necesitamos que nos peguen un grito, nos sienten en una silla o incluso que nos asesten un sopapo. Perdidos, demasiado obsesionados con nuestra visión univoca del mundo, dejando que cada suceso nos afecte en el meollo del ser. A veces tomamos las decisiones más equivocadas de todas cuantas podrían constituir la acepción de nuestra real vocación. Arrebatos, prontos y otras fugas para un dolor inmenso que no conseguimos conciliar, que no logramos canalizar.

8afa0-lamejorjuventudctk.jpg

En ‘La mejor juventud’ son las magnificas actuaciones de los actores lo que realmente engrandece su interesante y larguísima historia. Grandes como la vida, al punto de ascender como rituales fundamentales. Luigi Lo Cascio haciendo de Nicola, Alessio Boni en el papel de Matteo, logran decirnos con un gesto lo que no está explicitado y que ya no queremos que nos aclaren. Queremos perdernos completamente de la versión lógica de los hechos, del transcurso de la historia en sí que deja de importarnos ante sus actuaciones máximas… menos mal que Marco Tullio vuelve a encarrilarnos y nos ofrece momentos de inolvidable reflexión. Cuenta una historia muy larga pero no tiene prisa y nos la cuenta con toda suerte de detalles. De otra manera nada de ello merecería la pena, puesto que no retrataría la vida tal cual. Avatar de toda clase de momentos, de tempos.

Pero reverberando en nuestro interior lo que sigue patente son todas sus magníficas puestas en escena, que por momentos quizá rocen ligeros estados de sobreactuación, pero debemos de afirmar que tal hecho concede a aquellos personajes una carga mucho más sincera que de haberlos coreografiado demasiado perfectos o exactos. Simplemente todo ello nos traspasa a un nivel insospechado, elevándonos más allá de cualquier tipo de razón.

Lo que aquí importa es ese trabajo de enorme esfuerzo, el cual como atletas afectivos, logran colocar directamente en el curso de nuestro torrente sanguíneo, compasándose con nuestro propio batimiento cardíaco.

145694.jpg-c_300_300_x-f_jpg-q_x-xxyxx.jpg

La guapísima Jasmine Trinca también es dueña de nuestro corazón, inmersa en esa persona tan desprotegida, tan confundida que es Giorgia. En sutiles gestos se nos acerca -y aunque lleve esas pelucas horribles y venga de lejos totalmente desmejorada- (aún a riesgo de sonar triviales, demasiado frívolos) su belleza sin mácula grita a los cielos todo cuanto pueda haber llegado a sufrir aquel ángel. Pero no solo Jasmine, el cast entero es impecable.

nos-meilleures-annees-11-g.jpg 397429.jpg

La madre que hace la transparente Adriana Asti, quien con tan solo mirarle a los ojos queda todo dicho. O el padre, interpretado por el gigantesco Andrea Tidona, que si no os provoca un llanto inmenso que perdurará hasta que se entrañe del todo en la piel es que los poros se os han cerrado del todo.

Uff, qué película. Nos tiene los pelos como escarpias.

La-mejor-juventud.jpg

Los Carati son una familia típica italiana y a través de esta inmensa cinta nos descubren sus vidas. Aunque haya momentos de desamparo, de gran tristeza a lo largo de sus vidas, aunque Marco Tullio haga hincapié en delicados temas de carácter social que nos hacen sentir vergüenza de pertenecer a esta especie dicha humana, también hay en sus vidas momentos de gran sorpresa. O de una suerte inusitada. Momentos tan bellos y emotivos que solo podemos calificar de metafísicos.

youth4.jpeg

Más allá de todo el dolor, de aparentes tristezas irreparables, existe en nuestras propias vidas un rincón en el cual somos capaces de reconocer un tipo de belleza poco convencional. Se trata de la belleza que, entrañada en lo horrible, en lo nefasto, en lo asqueroso, nos canta directamente en el corazón en suaves rumores. Tan tímidos y minúsculos que podrían hasta pasarnos desapercibidos. Quizá por ello nos cueste creer en milagros. Pero en la vida de todos nosotros hay rumores a los que podríamos prestar mayor atención. Podríamos tenerlos más en cuenta. Quizá después de todo, los milagros solo son si así los consideramos.

hqdefault.jpg

Y creednos que si en la vida de los Carati reconocemos la belleza de todo cuanto existe, reconocemos que la mejor juventud ha sido precisamente la nuestra. En nuestro propio ser reconocemos el milagro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s