Distorsión

ilustración Oursler

Lo que es tampoco es.

Tal afirmación no pretende marear, no busca dar más vueltas a la poción que hace milenios hierve en el caldero. No quiere retorcer aún más lo que aparentemente ya está suficientemente retorcido. ¡Pero es que es así! De esto se trata precisamente si lo que vamos persiguiendo es la verdad y no nos queremos limitar a marear la perdiz. La actitud es punk y vital – Sí y No – a la vez.

Label_for_the_Belle_Haleine_cropped

El arte deviene rompecabezas sin solución porque el ser humano es harto complejo. Quizás sean nuestras inquietudes las que nos empujan y nos zarandean. Quizá nuestra insatisfacción. Algo de contagio se ha añadido a la fórmula. Probablemente una buena dosis de influencias de toda clase.

Siempre tratando ir más allá en la rueda viva de la creación, acrecentando algo nuevo a la mágica poción medicinal. Diariamente cambiamos nuestra rutina, nos decantamos por una nueva ruta, nos sorprendemos en insospechadas comunicaciones. Sin miedo, nos metemos en dónde a nadie se le ocurriría adentrarse. Vamos en busca de lo que no tenemos, de lo que nadie tiene. Nos preguntamos algo que nunca se le ha ocurrido a nadie. Dudamos de lo que aprendimos y creíamos saber a pies juntillas. Imaginamos posibles futuros y nos ponemos en causa a nosotros mismos. Delante del espejo nos desnudamos intentando perder el pudor. Siempre tan insatisfechos…

B1SibadIYAAydJl.png

Aparte, siempre hay alguien diciéndote qué debes hacer, como debes actuar, las normas, la lógica y toda la parafernalia constrictora reprimiendo algo en tu interior. Da la impresión que siempre hay más respuestas que preguntas. De pronto, parece que todo el mundo lo sabe todo y tiene todas las respuestas y tú quedas como un bobo por tratar de ir dónde nunca nadie ha estado.

Si sientes que vuelve a pasar o si a alguien se le ocurre llamarte la atención por lo que sea, no dudes en usar las botas con puntera de acero. Seguramente alguna clase de manipulación se esté operando para que insistan en no dejarte descubrir la verdad, con lo cual a punto tienes que estar…

duchamp_fuente

Es imposible saber exactamente de qué se trata todo esto. Nuestra cultura es un puzle de un millón de piezas, no… de un billón… no… de un número infinitos de piezas que se despliegan y repliegan y se retuercen y se ablandan y se endurecen y se dividen y se subdividen describiendo extrañas coreografías, divisando indescriptibles geografías. Fragmentos que se amalgaman en monstruosas imágenes. Ridículas, absurdas y extrañas sensaciones. Mosaicos sin posible sentido. Pero quizás, con todo el sentido del universo.

La casualidad es la mayor y la más importante de todas las leyes y no hay monarca, policía o juez que vele por su cumplimiento. Ridículos todos, también ellos a su merced y fingiendo que no les importa. Íntimamente, tratan de ignorarla para seguir en el sendero previamente estipulado sin darle más vueltas. Determinados en no salirse ni un pelo para que luego venga esta ley del más allá -la más común entre los mortales- que a todos nos atañe y a todos nos modela.

Todo tiene un porqué. Además, se pueden rastrear los motivos, las causas de todo lo ocurrido: eso diréis los más positivos y científicos de entre ustedes. Incluso alguno de vosotros está convencido de que se puede prever el futuro, que para eso está la ciencia con todo su conocimiento cuasi infalible, con sus cuidadosas metodologías, sofisticadas herramientas de recabación y análisis de datos. Todo el conocimiento de los siglos para predecir el futuro con un pequeñísimo margen de error. Aiii las perfectas matemáticas y los astros que todo lo saben… a ver qué dice hoy mi horóscopo: Hoy habrá mucha comunicación inesperada, pero ten cuidado en quien confiar. Hay un factor de fantasía que se está metiendo en la imagen. Esto podría ocasionar algunos trastornos en tu mundo si automáticamente aceptas todo tal cual te lo dicen. Antes de actuar asegúrate de verificar tus fuentes por lo menos dos veces. Te irá mucho mejor si estás preparado para lo peor.

Vaya, pero si parece que estamos conectados mis estrellas y yo… (seguro que creéis que acabo de forjarlo, pero no. La providencial casualidad avisándome… acabo de encontrarlo en internet para el día de hoy en mi signo y en la fecha y hora de mi nacimiento. Uff).

Horoscopos-2

En el caldero, la densa poción se va haciendo cada vez más espesa… y no huele mal porque no deja de ser cierto que la ciencia ha avanzado de forma inconcebible en muchas de sus capacidades predictivas, aunque no tanto como para saber el futuro. La ciencia no reconocida como tal -no pasa de brujería y mera fantasía- pero también a ella se la ve mezclándose por entre las volutas burbujeantes de la espesa pócima. Mi horóscopo en espiral. Nuestros sueños alumbrando la ciencia cumplimentada y silenciosamente alimentándose de todo lo demás. Nuestra fantasía contribuyendo al gran conocimiento, reconocido por los más prestigiosos sabios.

Y qué pasaría si al caldero le añadiésemos toda nuestra memoria… todos los fragmentos, trozos de vida de otras épocas que insisten en evaporarse, esfumarse, diluirse, distorsionarse y volatilizarse -perdiéndose en el tiempo-. Todos los recuerdos que de pronto nos vienen sin que nadie los haya convocado. Qué pasaría si a nuestras memorias les añadiéramos además nuestros sueños, los anhelos que a lo largo de la vida nos fueron componiendo, prefigurando nuestros pasos. Apretujándose están todos los descartados, en el baúl de las frustraciones.

MV5BNDViNDM2ZDgtOTlhMy00MTU5LWJjYTAtYTZhYTBmNGRiODIwXkEyXkFqcGdeQXVyMTgzOTg5MDk@._V1_SX1777_CR0,0,1777,736_AL_

Esto es algo que en ‘Blade Runner 2049’ (2017) explica a la perfección la creadora de implantes de memoria para replicantes. La memoria no funciona de forma lineal y nuestros recuerdos jamás son claros, sin embargo son particularmente íntimos porque conllevan sentimientos reales. Lo que nos hace ser realmente únicos y singulares. Por eso ella dice aquello de que una buena memoria vive en sus detalles, la marca de su creador.

Las memorias no son claras y definidas como no lo es el futuro. ¿A saber qué ocurrirá? No se pueden predecir todos los posibles factores envueltos en una ecuación real ni con el ordenador más potente del mundo. Lo inesperado acecha, incluso en el más futurista de los laboratorios.

Como decíamos, resulta que tampoco es claro el pasado: ¿A saber qué ocurrió de verdad? ¿Qué particular circunstancia, qué cruce en el camino nos condujo hasta aquí? ¿Alguien lo recuerda? ¿Alguien podría saberlo a ciencia cierta? ¿Podría todo esto servir de algún modo a la ciencia o mejor lo desterramos al baúl de las frustraciones? Una más bah, total, qué más da…

Probablemente todo esto jamás pueda salir de la sala de exposiciones, del museo, de la galería de arte –interdicho sea el paso del arte a otras disciplinas del conocimiento humano-. Es que al pertenecer a un foro demasiado íntimo/ al ser tan holístico/ al no presentar una estructura sólida estable/ al parecer no poder ceñirse a una sistemática aproximación para su tratamiento/ etc./

Finalmente, tal vez sea una idea demasiado asustadora y probablemente imposible de manejar, pero está algo más próxima de la verdad que la prefabricada hoja de respuestas de tres hipótesis…

Los dadaístas -con su inaugural ruptura con toda clase de grilletes- afirmaron que Dadá lo era todo y nada a la vez. A pesar de ello, seguimos insistiendo en declararnos esclavos de la maniquea narrativa, de la lógica y todas sus protectoras certezas. Aún a día de hoy ¿a ver quién es el niño guapo que se atreve a darle una buena patata a la lógica?

El cine, que afirmamos ser parte intrínseca de la obra plástica de Tony Oursler en realidad no puede considerarse como tal. Porque si empezásemos ya a romper fronteras de toda clase ¿dónde iríamos a parar?

image.jpg

El trabajo plástico del neoyorquino puede ser escultura, pintura, instalación, amasijo de videoarte, singular proyección, pensamiento para la risa y para la filosofía… obsoleta y virtual tecnología encontrada en un futuro inescrutable –object trouvé dadaísta, fruto de la pura casualidad-. Puede ser todo ello, pero no cine.

El cine tiene sus propios códigos, sus reglas. Se ciñe a las particulares leyes de su lenguaje sellado y abajo firmado. Aunque desde sus inicios haya sido transgresión e innovación sin parangón ha aprendido a definirse sin problema. Aunque en más ocasiones de las que podemos demostrar, le ha echado el ojo a lugares poco frecuentados y se atrevió a ir dónde nadie había estado antes…

Obras como el ‘Perro andaluz’ (1929) de Luis Buñuel, ‘El testamento de Orfeo’ (1960) de Jean Cocteau, ‘La Jetée’ (1962) de Chris Marker, ‘El unicornio’ (1975) de Louis Male, ‘Inland Empire’ (2006) de David Lynch. Kenneth Anger o los atrevidos palimpsestos de Derek Jarman. La belleza d‘El color de la granada’ (1968) de Serguéi Paradzhánov, ‘Insania’ (2005) de Jan Svankmajer, ‘Sleepless nights stories’ (2011) de Jonas Mekas o cualquiera de las extravagantes obras de Andy Warhol. Las tres pantallas simultáneas del ‘Napoleón’ (1927) de Abel Gance. La tangible plástica del celuloide intervenido de Norman McLaren. El cine de inmersión total de Lav Diaz con sus larguísimos films en busca de la verdad. E incluso la mastodóntica obra alguna vez concebida en términos de duración, como la que prepara el director sueco Anders Weberg. ‘Ambiancé’ tendrá una duración total de 720 horas, se estrenará en 2020 en un único visionado completo. Su primer tráiler tiene la duración de 72 minutos, el segundo 7 horas y este año -2018- sale el tráiler definitivo de 72 horas. Tratando de atrapar el tiempo entero. El tiempo que se escurre inapelablemente, siendo que no podemos evitar ser pasado y futuro en una misma aleación.

Y a todo esto confesamos que nos gusta salir de la sala de cine de cuando en cuando para entrar en otras catedrales. Pasear por las inmediaciones de toda posibilidad a hurtadillas. Y bueno, convengamos que la tecnología utilizada por la industria cinematográfica hace tiempo que dejó de ser de su dominio exclusivo. El advenimiento del vídeo y sus actuales reencarnaciones digitales hicieron que gradualmente su utilización se masificase. Ya no hay quien en el bolsillo no lleve una cámara… Las posibilidades se multiplicaron exponencialmente y ya todos somos potenciales poetas de la imagen. Talentos naturales sin necesidad de escuela ni certificado.

La imagen en su reino de caos expositivo sigue proliferando. Si en los setenta y en los ochenta crecimos absorbiendo rayos catódicos, desde los noventa no hay quién prescinda de su ordenador, de internet, de YouTube y su amplia oferta.

Como a nosotros, al neoyorkino Tony Oursler todas estas cuestiones le interesan enormemente. Se pregunta en qué medida el ser humano ha cambiado radicalmente sus patrones de asimilación de conocimiento, de qué manera el cine, la tele e internet contribuyeron a distorsionar nuestra percepción de la realidad. Cómo la tecnología afecta nuestra conducta e interfiere en la formación de nuestra propia memoria. Cómo se han alterado nuestros sueños. Cómo la exponencial cultura de la imagen ha ido condicionando nuestra forma de estar en el mundo y comunicarnos con él. Cómo todo ello nos ha inoculado, condenando nuestra forma de imaginar el futuro.

tony-oursler

Nacido en 1957, Oursler es conocido por su obra multimedia. Especializado en instalación y performance, sus creaciones en vídeo son todo un reto para el conocimiento, para la percepción que tenemos del mundo y de nosotros mismos.

En 1979 se licenció en Bellas Artes en el Instituto de Artes de California, estudios que completaría en el Colegio de Bellas Artes de la Universidad de Boston. A finales de los 70, Oursler empezaría a realizar sus primeras vídeocreaciones del azar, pero mucho antes -aún en su adolescencia- había comprendido que las imágenes que más atraen a las personas se mueven. Quizá por ello el rasgo distintivo de su obra sea el uso que hace de la escultura combinada con objetos cotidianos y acompañados de proyecciones de caras y cuerpos que hablan con los espectadores.

oursler_lets_switch.jpg

Renovador de la creación en vídeo, ha innovado en lo que a soportes se refiere, sistemas de proyección y en la interacción conseguida entre el espacio de la obra y el espectador.

Su investigación artística plasma el impacto de la cultura tecnológica y mediática en la imaginación colectiva y en la intimidad psíquica del individuo, al mismo tiempo que retrata su lado más inquietante, irracional e inexplicable. Sus inmersivos experimentos nos remontan tanto a la era del pre-cine: la linterna mágica, los espectáculos de luz victorianos, el fantasma de Pepper, la camera obscura, etc., como miran hacia un futuro completamente interconectado y digitalmente asistido, tanto de la imagen como de la producción de la identidad.

Su fascinación por mundos diametralmente opuestos como la ciencia y el espiritualismo le han permitido explorar toda clase de fenómenos místicos convirtiéndose a sí mismo en un irregular chamán de la era digital.

Imponderable_16.jpg

Ha colaborado con artistas de las más variadas áreas y ha sido miembro activo de la banda punk ‘Poetics’ junto a su amigo Mike Kelley. Trabajó con innovadores grupos de la talla de Sonic Youth y ha firmado el vídeo de David Bowie ‘Where are we now?’ (2013), con quién también ya había colaborado en algún concierto y en alguna de sus videoinstalaciones.

Una de sus más recientes obras, ‘Imponderable’ (2015), se trata de una película que bebe de su propio archivo personal, y está compuesta por más de 2.500 imágenes, publicaciones y objetos sobre fenómenos paranormales y ocultos -apariciones fantasmales, hipnotismo, espiritismo, telequinesia, ovnis, extraterrestres, cultos satánicos, misticismo, vudú, médiums, etc. En esta película y sus instalaciones paralelas, Oursler reflexiona sobre la superstición superponiendo a aquella el relato de su propia familia. Y se pregunta: ¿Nos remplazarán nuestras creaciones y se transformarán en nuestra ruina final? O ¿entraremos en un mundo utópico de ilimitado conocimiento e infinitos logros?

En ‘My Saturnian Lover(s)’ (2016) Tony nos invita a la carcajada mediante una serie de testimonios conducidos bajo hipnosis de personas que habrán sido abducidas por extraterrestres. Para ello analiza testimonios de archivo de los años 40 y también de los 80-90. A la vez nos propone reflexionar sobre la evolución de los modelos culturales y como el discurso hollywoodiense de ciencia-ficción ha condicionado nuestra imaginación a lo largo del tiempo.

Los mundos a los cuales nos invita Tony Oursler son cine, porque la forma en que se presenta la tecnología quizá no sea la mejor manera de utilizarla. El arte tiende a tomar cosas existentes dándoles un nuevo orden. Y el cine que no lo haga está condenado a tomarse como un refrito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s