Carta de amor a Pedro

ilustracion-cabecera-blog

Querido Pedro, acabamos de ver ‘Julieta’ (2016) por segunda vez. No sabes lo maravillosa que nos resultó. Esta vez la vimos en casa, solitos. Muy diferente de cuando fuimos a verla al cine. Había muy poca gente esa tarde en la sala. Además, era una sala dónde nunca habíamos ido. La pantalla estaba demasiado encima de nuestros ojos y tuvimos que estar todo el tiempo girando el cuello para mirar los detalles en una rotación muy similar a la niña del exorcista. Parecíamos el anuncio de las muñecas de famosa. Que no Eso – de los Adams, que sino no veríamos nada.

Qué maestría cuando nos arrancas la primera lágrima y enseguida sale la señora de las mil gabardinas. No debe de haber prenda más adecuada. En el cine al menos, siempre hay una señora que aparte de la gabardina no necesita nada más para ir mona y presentable. Pero esto seguramente no era lo que se entendía aquella tarde desde las butacas. Había una pareja muy mal hablada que rezaba en voz muy alta todo el tiempo y todos escuchamos sus plegarías. Incluso alguien les mandó callar. A lo que contestaron que seguro que la señora debía de ser tan fina que por su boquita no se rezaba, por eso solo salía el shhhh. Así qué figúrate, con este metacuadro fue casi imposible percibir los matices y toda esta sutileza a la que nos tienes tan acostumbrados. Decimos casi porque efectivamente la película se notaba grande y densa. Profunda y etérea a la vez. Pero sobre todo pesada como las figuras de barro que en realidad son de hierro. Motivo opuesto por el cual todos los personajes se arrastran en mayor o menor medida. Siendo o no conscientes de ello. Nosotros salimos muy satisfechos y no podíamos parar de darnos palmaditas en los hombros.

navarro2-_xoptimizadax-490x306

Probablemente desde ‘Hable con ella’ (2002) o quizá ‘La mala educación’ (2004) que no sentíamos toda esta locura que nos vuelve tan humanos y vulnerables, tan vivos a la vez, viendo una película tuya. Es cierto que no nos hemos perdido ni una, y quizá ‘La piel que habito’ (2011) tenga los ingredientes necesarios para hacernos sentir también este temblor. Aunque sea quizá una película más coreana con todos esos vas y vienes tan repentinos. Ese entre-género, trans-género, extra-género que palpita a lo largo de toda ella y que va más allá de tu marca registrada… No quisiéramos decir que es otra cosa ya, porque sinceramente nos vemos tentados a pedirte que vayas precisamente por ahí para no detenerte nunca. Pero tu marca es tan bonita. Es tan especial lo que sale de tu tintero que deberías de asegurarte muy bien antes, como hiciste ahora con ‘Julieta’. Hombre, es un decir. Ya sabemos que te aseguras de todo y que tan solo se trata de probar caminos nunca antes esbozados ni en tus sueños. Pero sabes, nuestros sueños también pasan por lo que construimos juntos -aunque ni nos conozcas- y cuando te sentimos flaquear, nosotros también flaqueamos. Qué fardo más grande te resultaremos.

Nos daría mucha pena salir del cine con la sensación de que tu guion debería de estar en nuestras manos y deberíamos de estar leyéndolo nosotros solitos. Porque sentir que las imágenes para contarlo se te han agotado es lo peor que hemos podido llegar a sentir viendo algún que otro de tus films. Las palabras siempre pueden estar de más. Eso lo sabemos de fuente segura. Son de lo peorcito que inventamos como especie. Repetitivas y constrictoras. Unas arpías camisas de fuerzas de esas que se atan por atrás con las mangas. Por eso las tuyas se han vuelto palabras sagradas, porque has sabido cuantificarlas, medirlas e introducirlas en las ranuras más adecuadas. Por eso ya no podemos evitar exigirte más y más. Por eso nos tienes tan mal acostumbrados. Y quizá a veces olvidamos que las personas que creamos cosas nos equivocamos a menudo, tal y como se habrá equivocado dios por hacernos tan dolorosamente sinceros por momentos.

Carlos está completamente enamorado de ‘Todo sobre mi madre’ (1999) y eso que tiene años ya, he. Y yo sé que me paso ya con esto de los años si te digo que lo que más me gustó fue ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984). Y ya de paso a Marta Fernández Muro diciéndole a Poncela el número de veces que ha visto sus películas… Pero seguro que somos anacrónicos sentimentaloides y unos nostálgicos de mucho cuidado, así que no nos lo tengas en cuenta. Pero la verdad es que vamos a ver tus películas siempre con el mismo entusiasmo, la misma reverencia y la misma pasión. Digan lo que digan y te pongan como te pongan.

Mira Pedro, si algo de esto sirve para algo, que sea simplemente para que sepas que con nosotros puedes contar para lo que sea. Ya sabes que aquí no te va a faltar la sinceridad al menos, que a veces duele pero también cauteriza. Y es muy necesaria.

No te vamos a pedir como a Sam que nos toques de nuevo ‘¿Qué he hecho yo para merecer esto?’ o ‘Todo sobre mi madre’, no te sugeriremos que ‘Laberinto de pasiones’ (1982) se podría convertir en serie en 2017 -a cada episodio más esperpéntico-. Lo pasado bien que nos vino en su día. Nos alimentó y nos construyó. Nos hizo y nos rehízo. Nos educó y nos colocó en la gran rueda del mundo, para bien y para mal. Pero ya no somos esos ni volveremos a serlo, gracias.

Ahora tocan los caminos innovadores y sorprendentes. Ir a dónde nunca te has permitido ir a ti mismo. Y lo demás está demás.

Lo que si te vamos a decir es justo lo que pedías en tus comienzos, que eres un astro a punto de convertirte en la vía láctea. No te quepa la menor duda. A pesar de que en estos días pueda haber sombras en tu atmósfera, de nuestra parte no dejaremos de enfocarte -aunque solo tengamos cerillas- para que se vea bien de que pasta estás hecho. Gracias por ser una parte fundamental, una parte considerable de nuestros corazones.

Te queremos Pedro.

Nota: Cuando hicimos el video correspondiente a esta entrada dijimos que añadiríamos aquí el himno contra el aborto. Ya nos diréis que pensáis acerca del mismo o lo que queráis.

Anuncios

One thought on “Carta de amor a Pedro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s